miércoles, 13 de junio de 2012

Ensayo de Vida, obra y Liderazgo de José Antonio Páez por Eduardo Galindo Peña.


Observación: Este ensayo de Páez que realice para Lidera en el IESA-Caracas y saque 13 puntos. El mejor ensayo que he realizado en mi vida y porque me obligaron a leer un libro de José Antonio Páez del autor Ramón Hernández y yo salíendome de los patrones acádemicos, le realice las observaciones a este escritor que cometió el error de decir que José Antonio Páez nacio en la Provincia de Caracas, cuando en 1790 pertenecia a la Provincia de Barinas-Apure....Además coloque cosas que en ese libro no aparecen de Páez en Apure. Saque 13 puntos....por debatir al autor del libro que por obligación me mandaron a leer...
::::::::: 
Programa Lidera
Futuro Presente, IESA-Caracas y UACAB
3ra. Corte.





ENSAYO:
Biografía de la Colección del Nacional de José Antonio Páez
del Autor Ramón Hernández



PARTICIPANTE:
Eduardo Galindo Peña






Octubre de 2011
 De los apuntes tomados de la Colección del Nacional de autor Ramón Hernández de la Biografía de Páez para este ensayo del Programa Lidera que se lleva a cabo en el IESA-Caracas donde el redactor de la misma pertenece a la 3ra. Corte y seleccionó la Biografía del General de los Llanos José Antonio Páez para realizar su biografía y analizar su liderazgo. Sin embargo, se corregirán algunos datos del autor Ramón Hernández y se colocará algunos testimoniales de otros autores sobre Páez. 

Sumario:
…José Antonio Páez, fue un personaje legendario y su figura reposa en la Historia Patria como unos de nuestros héroes de la independencia de Venezuela. De Peón del Hato la Calzada a General y luego tres veces Presidente de Venezuela…Algo muy importante y que comparto con el autor Ramón Hernández de la Biografía de Colección del Nacional de Páez y expresó Hernández, “SIN PÁEZ. BOLIVAR NO HABRÍA SIDO BOLIVAR”.

Biografía de Páez

    Páez Nació el 13 de junio de 1790, en una casita a orillas del riachuelo de Curpa y el autor Ramón Hernández de la Biografía de la Colección del Nacional coloca en la Provincia de Caracas para la fecha de 1790 y realizamos una observación que para ese año, no era Provincia de Caracas sino Provincia de Barinas que fue fundada en 1786 bajo el régimen español y Apure estaba junto con la provincia de Barinas y estás provincias se dividen en 1823. Por lo cual, José Antonio Páez tiene ese corazón llanero, aunque Curpa actualmente pertenece al estado Portuguesa.

    Páez es el octavo hijo de la familia muy humilde campesina cuyo padre fue Juan Victorio Páez y madre María Volante Herrera. Los estudios de Páez en su niñez y adolescencia fueron en escuelas no lujosas y era muchacho de mandado familiar campesino. A sus 17 años de edad tuvo un infortunado episodio en donde en un intento de robo mato a una persona en defensa propia y según recoge el testimonio de Páez; Ramón Hernández, “mi intención no era matarlo. Me bastaba herirle una pierna”. Luego de ese hecho Páez va hacia el estado Barinas para refugiarse y le dan trabajo en el Hato la Calzada donde demostró como peón las faenas del llanero y se entre-mezcla con la cultura sabanera del genuino domador de caballos, cabestrero y ganadero.

   Relata Ramón Hernández de la colección del Nacional de la Biografía de Páez que la primera experiencia de “Catire Páez” donde se le fue conocido en el Hato la Calzada después de domar aun caballo “cerrero” que no había sido jineteado por nadie y fue Páez que se le encomendó a la Virgen del Carmen y siempre su mirada al cielo logró cansar al caballo y domarlo. A partir de ese momento se gana el respeto de su patrón. No así de su capataz  que tenía dudas de Páez porque le habían pasado información que era un espía y quería quitarle el puesto. Por eso, el Capataz se ensaño con Páez de someterlo y de realizarle humillaciones.

   Pero Páez, consigue el respeto del capataz del Hato la Calzada, cuando se le pierde un potro y Páez encuentra a este animal en los senderos de llano y se gana el  respeto del Capataz Manuelote. Ya para el año de 1810, el Catire Páez se une a la guerra de independencia por obligación y  no por buscar la gloria, ni por bienes o riquezas. Páez tenía la óptica del decreto de 1809 de los americanos que pedían iguales derechos para los nacidos en la península y una serie de derechos civiles, militares y eclesiástico. 

    Es por eso, que Páez recién casado con Dominga Ortiz en 1810, se alistó en el escuadrón de caballería que organizó Manuel Pulido su patrón del Hato la Calzada en Barinas y para ese entonces Páez se une a los patriotas donde comenzó a realizar combates  entre 1810-1813 y de ahí fue tomando liderazgo en los Llanos venezolanos. Ya para 1814 a orillas de Apure, Páez captura al Comandante Realista Manuel María Marchán que le suplicó que le perdonase la vida y Olmedilla lo increpó  y le dijo a Páez, “como tiene el valor de presentarme a ese hombre vivo. Por qué no me lo han matado”. Páez le responde, “jamás empleo mis armas contra el rendido. Mátenlo usted si quiere, ahí lo tiene”.

    Posteriormente, entre 1816-1819 en la campaña de los Llanos se le hacían la guerra de los españoles con lanceros a caballos, enfrentamientos en ríos, caños, pocos alimentos y en el medio de la sabana a la intemperie donde los patriotas eran los conocedores de la zona  y por eso las astucia de los lanceros de Páez para salir victorioso con menor número de personas frente a los realistas que contaban con mayor número de caballería e infantería. A tal razón, Páez  en Apure se le era conocido por los realistas y criollos como; “León de Payara”, “El Centauro de los Llanos”, y el “Taita”.

   Por lo que, comentaremos algunas batallas de Páez en Apure que no se reseña con mucho tino en la colección del Nacional de la Biografía de Paéz de Ramón Hernández. Pero si lo hace Hernández   con el encuentro de Páez con Bolívar en el Hato Canafistola en 1818. El 11 de octubre de 1816, Paéz y sus lanceros realizan la Batalla del “Yagual”. El 28 de enero de 1817, la batalla de las “Mucuritas” donde Páez con 1.100 hombres contra 4.000 de las fuerza realista fueron derrotadas por los lanceros Apure bajo el mando de Páez.

   El 30 de enero de en 1818 en el Hato Cañafistola actualmente municipio Pedro Camejo del estado Apure, cercano a la población de San Juan de Payara  se reúnen por primera vez Páez y Bolívar. Ambos no se conocían sino por intermedios de cartas y en el Hato Cañafistola trazan estrategias  y Bolívar provenía de Angostura para integrar al ejercito de Apure a la gesta de independencia y Páez reconoce a Bolívar en el inicio de la campaña del centro y el 6 de febrero de 1818, Páez produce la toma de las Flecheras en San Fernando donde Bolívar estaba presente y el 12 de febrero Páez y los lanceros apureños ganan la batalla de Calabozo y derrotan por primera vez las tropas de Morillo.

   Sin embargo, prosiguen las batallas entre patriotas y realistas, pero Paéz fue ascendido en San Juan de Payara por Bolivar el 20 de enero de 1819 a; General de División y el 2 de abril nuevamente vuelve a derrotar a las tropas de Morillo en la Batalla de las “Quesera del Medio” y Páez toma mayor fuerza y en plena batalla lanzó esa frase célebre “Vuelvan Carajo” y es conocido como “Vuelvan Caras”, pero la frase real y genuino fue “Vuelvan Carajo”. 

    Cabe destacar, que  Páez toma el comando de Apure y hace retirar las fuerzas realistas del Mariscal Morillo a Calabozo y este en una carta que le escribe a Fernando VII lo siguiente; “Dadme un Páez, Majestad y mil lanceros de Apure y pondré a Europa a vuestros pies”. Sin duda alguna esta frase del Mariscal Morillo inmortalizó a Páez de su liderazgo  en la guerra de independencia de Venezuela que fue sellada en la Batalla de Carabobo el 24 de junio de 1821, donde Páez y los lanceros de Apure fueron factor clave en sellar la Venezuela libre sin el imperio español.  A tal fin, comparto con Ramón Hernández escritor de la biografía de Páez de la Colección del Nacional cuando dice, “SIN PÁEZ. BOLIVAR NO HABRÍA SIDO BOLIVAR”.

   Sucesivamente a la Guerra de Independencia y en 1830, Páez fue el primer Presidente constitucional de Venezuela (1830-1835) y fue presidente en dos ocasiones más (1839-1843 y 1861-1863). Además de desterrado y exiliado, regresa al país de su patria  y murió fuera en New York 6 de mayo de 1873 y sus restos fueron traídos al Panteón Nacional el 19 de abril de 1888.
  
Análisis del Liderazgo de José Antonio Páez
Sumario:
…José Antonio Páez fue un gran líder que desde peón de un hato, luego llegar hacer unos de los principales héroes de la independencia de Venezuela y ser tres veces Presidente de Venezuela. Es por ello, que Páez se puede analizar en dos partes su liderazgo. El primero desde que comenzó sus faenas de llanero y se alistó a los patriotas al punto de que el Mariscal Morillo del bando realista reconoció su astucia y estrategia como hombre bravío junto con los lanceros de Apure para poder derrotar al imperio español. La segunda etapa de Páez para analizar su liderazgo, ya como hombre político de la post-guerra de independencia donde estuvo más desacierto que aciertos como gestor público producto de su poca educación en materia política, más no como militar donde estuvo grandes aciertos que lo inmortalizaron como el General de los Llanos venezolanos…



Liderazgo de Páez desde la Guerra de Independencia:
    Una de las principales virtudes de José Antonio Páez fue lidiar con la faena llanera y conocer muy de cerca la conducta del hombre sabanero, que no le tiene miedo a nada y que demuestra inteligencia, con astucia, dinamismo y con acciones demostrar su imposición de carácter que sobre sale más allá de lo humano y encomendado a la parte religiosa donde demuestra una de las característica del Liderazgo de ser “Guerrero” pero más que guerrero “Desafiante”.
   
   Así lo demostró  Páez cuando llega de peón al Hato la Calzada donde domo aun caballo cerrero y se encomendó a la Virgen del Carmen y fue su primera destreza que mostró del hombre “Guerrero” bajo emociones de dureza de quererse imponer al animal y poder demostrar a los llaneros que estaban presente su disposición de liderazgo donde obtuvo el respeto de su patrón al llamarlo “Catire Páez” desde ese momento y ser víctima de celos de Manuelote su capataz que en lo sucesivo Páez utilizó la astucia y ganarse la voluntad de este personaje al encontrarse el potro que se le había perdido, ganándose el respeto.

   Es por ello, que Páez muestra la parte hospitalaria y luego de conocido la faena llanera y que rompe los moldes del liderazgo, porque eso es autóctono en los llanos venezolanos, estos tipos de figuras que en los libros lo han creado como mitos y leyendas, pero son una realidad sobre todo en la parte del estado Apure donde la conducta del hombre vernáculo, guapetón, que no le tiene miedo a aparecidos, ni a espantos imponiéndose una hegemonía sobre los demás que respetan sus proezas.

    Posteriormente, ya Páez llanero y conocedor de este estereotipo que para utilizar sinónimos “sabanero” y experto baqueano de los senderos de los Llanos venezolano se une a los patriotas en 1810, bajo la figura de obligación y no por obtener bienes y riqueza. Páez nunca se imaginó llegar al lugar que llegó porque era hombre de acción y no visionario, es decir la concepción del liderazgo guerrero de lograr imponerse en las batallas, en los combates y dejando su nombre para que lo respetarán por eso sus seudónimos desde; “Catira Páez” como peón hasta hombre de gloria en la independencia, “El Centauros de los Llanos”, “El Taita”, “El General de los Llanos”. Por lo que, impuso su liderazgo en los Llanos venezolanos y condujo a los lanceros de Apure que siempre eran menos que los realistas.

   Pero Páez  utilizó el comportamiento “Guerrero” de tomar iniciativas bravías, sin miedo, tales son los casos de las batallas en Apure de “El Yagual”, “Mucuritas”,  “Las Flecheras” y “Queseras del Medio”  donde eran combates tanto en tierra como ríos y al punto  que el Mariscal Morillo de la banda realista inmortalizó a Páez diciendo en una carta al a Fernando VII, ““Dadme un Páez, Majestad y mil lanceros de Apure y pondré a Europa a vuestros pies”.

    Ya este Liderazgo de Páez con esta expresión del Mariscal Morillo había traspasado los llanos venezolanos e hizo colocar a Páez en un sitial en el continente americano y europeo donde Bolívar reconoce su liderazgo y se reúnen por primera vez en el hato Caña Fistola en Apure en 1818 y de ahí tomo una frase de Ramón Hernández escritor de la biografía de Páez de la Colección del Nacional al decir, “SIN PÁEZ, BOLIVAR NO HABRÍA SIDO BOLIVAR”.

   A tal razón, Páez como comportamiento típico del liderazgo “Guerrero” marco la diferencia e impuso criterios y también lanzó una frase celebres dentro de los combates y batallas para imponer respeto e imponer su liderazgo que hasta nuestros días esa frase ha permanecido en el tiempo.

   Tal fue el caso, de la Batalla de las “Quesera del Medio” en 1818, donde en pleno combate dijo esa frase célebre con un lenguaje coloquial que caracteriza al llanero “Vuelvan Carajo” y que más tarde la historia venezolana e inclusive el Himno del estado Apure fue matizado con la expresión “Vuelvan Caras”, donde la verdadera frase fue “Vuelvan Carajo” y fue el llamado de Páez a sus lanceros para derrotar a los realistas en esa batalla.  

    Por lo que, fue una verdadera epopeya esa batalla y esa frase que también  inmortalizó al General de los Llanos junto otra frase utilizadas por los llaneros y era el grito de guerra; “Centauros de Apure; a la Carga”.  A tal efecto, Páez impuso su hegemonía con acciones y frases en plena batalla y combates para demostrar su poderío, sus fortalezas, sus habilidades y como todo liderazgo “Guerrero”, ganar y vencer en las batallas y combates. Sin embargo, Páez no fue un hombre tan bárbaro en la gesta de independencia, sino que se imponía pero era respetuoso con los realistas que se rendían  al punto de respetarle sus derechos humanos.    Es decir que el Liderazgo “Guerrero”, pasaba la parte sentimental del respeto al contrincante.

   Otro de los detalles sentimentales de Páez, fue su parte religiosa, como todo típico llanero, se encomienda a Dios, a los santos y a la virgen. En este caso especial el 10 de mayo de 1821, antes de salir de Achaguas a la Batalla de Carabobo. Páez   parte el árbol “El Tamarindo” y luego se dirige a la Iglesia de Achaguas y juró frente a la iglesia que de salir victorioso en la Batalla de Carabobo, regalaría una imagen del Nazareno.

   Del cual, esa promesa, la cumplió en 1835 bajo su primera presidencia y esa imagen se convirtió en el “Nazareno de Achaguas”, el Santo Patrón de los Llaneros, gracias a esa promesa del General de los Llanos José Antonio Páez donde tiene devotos y seguidores el Nazareno de Achaguas.  

    Es por ello, que Páez utilizó un liderazgo positivo durante la gesta independentista y se basó en un estilo; “Heroico” donde lidero con ejemplo y heroísmo personal en situaciones de un cambio radical de los realistas hacia los patriotas. Páez obtuvo seguidores como fueron sus lanceros de los llanos venezolanos como se le fue conocido “Los Centauros, Los Lanceros y Bravos de Apure” y condujeron como fuerza motora a la independencia de Venezuela.   

Liderazgo de Páez Post-Guerra de Independencia:
   Luego de Finalizada la Guerra de Independencia, esta es otra etapa de Páez ya no como líder Guerrero sino líder “Lógico”, es decir ya no un Páez como líder militar sino líder político a pesar de tener su liderazgo como General de los Llanos venezolanos en el pasado. En esta fase Páez estuvo más desaciertos que aciertos en sus tres periodos presidenciales. 

    Se le culpa de separar de Venezuela de la Gran Colombia y esta idea no fue una propuesta de Páez. Sino que por las propias circunstancias y coyunturas para ese entonces se le atribuye este fragmento con la Nueva Granada del sueño de Bolívar.  En este periodo se llegó al punto de la negociación pero todo lo que se construyó, se desvaneció y no se llegó aun acuerdo por apetencias personales en cada unos de los países que iba a conformar la Gran Colombia y Páez con sus partidarios se anotaron en este punto de los intereses que no beneficiaban a Venezuela de Colombia.

    También Páez fue agente negociador en ese periodo post-guerra muy difícil para el nacimiento de la nueva Venezuela de manos de los patriotas y es cuando su primer periodo presidencial logro negociar con los militares para que entendiera que las fuerza armadas era obediente y que su poder debía reducirse a los cuarteles para dejarle el paso a la sociedad civil como factor de las gestiones públicas.

    En su segundo y tercer periodo presidencial de Páez, se impuso de acuerdo a su liderazgo “Guerrero” y dejo de ser “Lógico” y comenzaba actuar como un autócrata utilizando el poder moral y militar donde todo lo sabía  y ejecutaba a caprichos. Es decir, todo lo que había construido como héroe lo había convertido en el villano o malo de la película. Donde no tuvo esa preparación intelectual para asumir tales retos en la Venezuela de Post-Guerra y quedó en la gloria venezolana como unos de nuestros Libertadores en la Guerra de Independencia donde estuvo mayores fortalezas que debilidades.

   En si José Antonio Páez fue un gran líder en la historia venezolana y dejo un legado libertario en los Llanos venezolanos, se impuso como un Guerrero y traspaso las fronteras venezolanas donde se tuvo que exiliar fuera del país donde se le fue reconocido sus honores en la América por sus proezas y batallas legendarias. El nombre de Páez en la Venezuela de hoy y siempre será recordado como un hombre que fue peón de un hato, fue General de los Llanos venezolanos y tres veces presidente de Venezuela.

No hay comentarios: